Todos hemos oído o leído diferentes tipos de ejercicios que se pueden hacer en casa, en caso de que no tengas tiempo suficiente para ir al gimnasio, y nosotros nos hemos estado informando, para presentarte los que en nuestra opinión son los mejores. Hemos realizado una pequeña lista de ejercicios que puedes realizar en tu casa por tu cuenta y sin necesidad material específico (somos conscientes que no todo el mundo tiene mancuernas en sus casas). Por tanto te presentamos los mejores ejercicios de tonificación sin necesidad de usar nada más aparte de tu propio cuerpo.

  • Sentadilla: Comprueba que la distancia entre los pies es la misma que entre los hombros. Una vez estés en posición hay que realizar el movimiento para sentarse en una silla, mientras estés haciendo este movimiento acuérdate de poner el peso de tu cuerpo en los talones y de tener la espalda siempre erguida. Una vez la cadera alcance la altura de las rodillas, empieza a subir.
  • Puente: Tumbada boca arriba, las plantas de los pies bien apoyados en el suelo (ángulo 45º de rodillas) Eleva las caderas hasta tener en línea recta desde las rodillas hasta los hombros (rodillas, caderas, hombros)
  • Zancada: De pie da un paso hacia delante y flexiona las piernas sin llegar a tocar al suelo con la pierna que dejes atrás y creando un ángulo de 90º con la rodilla de la pierna que hayas adelantado. Repite este movimiento y luego haz adelantando la otra pierna o alternando una repetición con cada. Al igual que a las sentadillas una vez te sientas comod@ puedes añadir peso al ejercicio con una barra y peso.
  • Planking: uno de los ejercicios complementarios y más efectivos a los abdominales. Consiste en tumbarte boca abajo apoyado en los antebrazos y sobre la punta de los pies (como si fueras hacer flexiones) y aguantar durante “X” tiempo.
    Se recomienda hacer un poco todos los días ej.: 1º dia 20” 2ºdia 30” y poco a poco ir incrementando  hasta 250” e intercalando días de descanso cada 4 días
  • Flexiones: tumbados boca abajo, situamos las manos a la misma distancia que la anchura de los hombros y levantamos nuestro cuerpo. Nuestros puntos de apoyo tienen que ser las manos y las puntas de los pies. Una vez arriba bajamos flexionando los brazos y sin llegar a tocar el suelo (pero quedándonos cerca), volvemos a elevarnos. Hay que recordar mantener una buena postura (línea recta de la cabeza a los pies, nada de levantar el culo).
  • Scissor Kick: tumbados boca arriba, levantamos las piernas, (con cuidado de no arquear la espalda), abrimos las piernas y al cerrar pasamos una por encima de la otra (como si fueran unas tijeras) y se repite alternando la pierna que va arriba y la que va abajo cada vez que las crucemos.

La cantidad de repeticiones es orientativa ya que depende de si empiezas a entrenar ahora o ya tienes un bagaje. A medida que te acostumbres deberías de aumentar las repeticiones ligeramente. Si tienes algún tipo de lesión o molestia articular, pide consejo primero a un especialista.

Con estos ejercicios tonificarás sobre todo las piernas, los glúteos y el abdomen. Y aunque son bastante completos siempre se recomienda compaginarlo con sesiones de running, bici, o si se prefiere natación, baile… cualquier otro tipo de deporte que active todo tu cuerpo, y sin olvidarnos de una dieta sana y equilibrada (aunque de vez en cuando nos podemos dar un caprichito)

Lo importante es tener una vida activa.

¿Quieres recibir artículos como éste?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *